home | about | documents | news | publications | FOIA | research | internships | search | donate | mailing list

 

 

El Diario Militar de Guatemala y la Derecha de la Verdad

 

Analista Experta Testifica ante el Tribunal Internacional

National Security Archive Electronic Briefing Book No. 378

3 mayo 2012

Kate Doyle - 646/670-8841
kadoyle@gwu.edu

Ingles/Spanish

 

Información adicional sobre el Diario Militar:

UNDREDACTED: Notes from the Evidence Project: Remains of Three Death Squad Diary Victims Identified

REMAINS OF TWO OF GUATEMALA'S DEATH SQUAD DIARY VICTIMS FOUND IN MASS GRAVE

Death Squad Dossier:
Guatemalan military logbook of the disappeared

The Death Squad Dossier
(PDF - 10MB)

1999 Press Release: "Guatemalan Death Squad Dossier Uncovered"

Excerpt from Harpers magazine

Related Declassified U.S. Documents

VIDEO: October 12, 2007 IAHRC Testimony
(Windows Media WMV - 68MB)

El colección de documentos de Guatemala publicado por el Archivo de Seguridad Nacional con ProQuest, disponible por subscripción: Death Squads, Guerrilla War, Covert Operations, and Genocide: Guatemala and the United States, 1954-1999


Información adicional de otros sitios:

DIARIO MILITAR: El Ejercito de Guatemala sigue negando el Derecho a la Información.

CIDH estudia el Diario MilitarPrensa Libre

CIDH escucha dos testimoniosSiglo21

Corte IDH continuará en junio caso de Diario Militar guatemaltecoPrensa Libre

Se acerca la audiencia histórica contra el Estado de Guatemala por el caso Diario MilitarFundación Myrna Mack

An unprecedented hearing in the case of the Diario Militar against the State of Guatemala for forced disappearancesMyrna Mack Foundation

Otras publicaciones del Proyecto de Guatemala:

The Pursuit of Justice in Guatemala

REMAINS OF TWO OF GUATEMALA'S DEATH SQUAD DIARY VICTIMS FOUND IN MASS GRAVE

UNDREDACTED: Notes from the Evidence Project: "The Echo of Pain of the Many"

UNDREDACTED: Astonishing Discovery of Remains of Guatemalan Death Squad Diary Victims

UNDREDACTED: Otto Pérez Molina, Guatemalan President-Elect, with "Blood on his hands"

UNDREDACTED: Notes from the Evidence Project: Documentary Film, "Granito," Returns to Washington DC

UNDREDACTED: Notes from the Evidence Project: Remains of Three Death Squad Diary Victims Identified

UNDREDACTED: Notes from the Evidence Project: Human Rights Prosecutions

UNDREDACTED: "The Right to Information" Gaining Ground in Latin America?

From Silence to Memory: A Celebration of the Report of the Historical Archives of the National Police

Del Silencio a la Memoria: Acto para Celebrar el Informe del AHPN

Operation Sofia: Documenting Genocide in Guatemala

27 Years Later, Justice for Fernando García
Update on the conviction of the Guatemalan police officers responsible for Fernando García's "forced disappearance"

UNREDACTED: Decades Later, NARA Posts Documents on Guatemalan Syphilis Experiments

UNREDACTED: Wikileaks Guatemala - Corruption and Crime in the National Civil Police

Sundance Premiere Highlights Guatemala Human Rights Work

The Guatemalan National Police Archives

The Guatemalan Military: What the U.S. Files Reveal

Historical Archives Lead to Arrest of Police Officers in Guatemalan Disappearance

The Spanish Genocide Case
Summaries of the testimony provided by five Mayan Quiché survivors.




Bookmark and Share

En el 25 abril de 2012, Kate Doyle, analista y directora del Proyecto de Documentación de Guatemala en el Archivo de Seguridad Nacional, testificó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos durante el cuadragésimo quinto periodo extraordinario de sesiones en Guayaquil, Ecuador. El peritaje de Doyle fue seguido por preguntas del equipo legal de los peticionarios, y 45 minutos de preguntas por los siete jueces. Los representantes del Estado no tuvieron preguntas.

El texto siguiente es un extracto del peritaje de Doyle.

Las notas a los "slides" en el testimonio refieren a este presentacion de power point: power point presentation (9.08 MB).




25 abril 2012

Guayaquil, Ecuador

Ahora permítanme describir la situación en cuanto al acceso a la información pública sobre el conflicto armado interno de Guatemala en general, y sobre los crímenes registrados en el DM en particular.

Es clave destacar primero que el Estado de Guatemala ha ocultado sistemáticamente la información en su poder sobre el conflicto armado interno. La realidad es que el Ejército, la Policía y los servicios de inteligencia en Guatemala son instituciones intrínsecamente opacas, secretas y cerradas, y ha sido casi imposible tener acceso a sus documentos. Y esta política de silencio ha sobrevivido los acuerdos de paz; sobrevivió la Comisión para el Esclarecimiento Histórico; y sigue hoy en día – a pesar de los hallazgos de documentación desde entonces, las exhumaciones de cementerios clandestinos, las sentencias contra algunos perpetradores de violaciones de DDHH, y la demanda por información de los familiares y las víctimas, que jamás ha cesado.

El silencio fue desde el inicio. En los años 80, la estrategia contrasubversiva del Estado de secuestrar, detener clandestinamente, torturar y ejecutar hombres y mujeres por sus actividades políticas provoco una movilización de sus familiares en búsqueda del paradero de sus seres queridos. [SLIDE 1] No solo buscaban en los hospitales, las cárceles, los cementerios y las morgues, sino también se enfrentaron directamente a los oficiales militares o al mero jefe de Estado. Pero la respuesta siempre era la misma: silencio, burla, amenazas o peor.

Así también fue la experiencia de la CEH [SLIDE 2], que trató de conseguir información al principio de su funcionamiento pero sin éxito. Trabajé directamente con la Comisión y fui testigo de su frustración frente a la negación repetida del gobierno a dar acceso a sus archivos. Era tanto que en el volumen final de su informe la CEH reprodujo docenas de cartas entre los tres comisionados y el alto mando de las instituciones de seguridad que captan su exasperación al intentar obtener los documentos de las partes. [SLIDE 3] Captan también la respuesta implacable de las autoridades, que no: no habían documentos, no existían documentos, se destruyeron, se perdieron, aún que estaban bajo el sello de seguridad nacional.

Durante la misma semana en que se presentó el informe de la CEH en febrero de 1999, apareció el Diario Militar. Me llegó el documento y lo presenté en una rueda de prensa en Washington tres meses después. [SLIDE 4] Era precisamente el tipo de información solicitado repetidamente por la CEH, sin resultado.

No fue hasta cuatro años después que los primeros documentos del Ejército salieron a la luz, con la disolución del Estado Mayor Presidencial en 2003. Era un acervo bien depurado y fragmentario, y solo rescatado por los esfuerzos de las organizaciones no gubernamentales que insistían en copiarlos. Luego la PDH solicitó que mi organización creara una base de datos de los documentos para ponerlos a la consulta pública, pero hasta mi conocimiento todavía no hay acceso a la base de datos.

Tuvimos nuestro primer vistazo de la maquinaria del Estado durante el conflicto cuando se descubrió el Archivo Histórico de la Policía Nacional en el 2005.  De hecho, empleados de la PDH lo descubrieron por accidente durante una visita a una base policial en la Ciudad de Guatemala. Esta acumulación de millones de hojas de documentos estaba en una condición de deterioración y abandono, [SLIDE 5] encerrada en unas bodegas muy mal mantenidas, pero después de años de trabajo en rescatar, limpiar, organizar y escanear los documentos, el archivo ya está plenamente accesible sin restricción a la sociedad.

El AHPN está conformado por toda la historia documental generado por la Policía Nacional durante más de cien años; contiene alrededor de ocho kilómetros lineares de papel, materiales de video, grabaciones, fotografías, placas de automóviles, libros y la efémera de los grupos revolucionarios. Dentro de la colección hay todo tipo de documentación: planes militares y policiales de operaciones contrainsurgentes [SLIDE 6], ordenes desde la Dirección General, fichas políticas sobre individuos [SLIDE 7], informes de la vigilancia de la población, transcritos de interrogaciones [SLIDE 8], recursos de exhibición personal, telegramas, novedades, circulares – muchos con los nombres y firmas de los oficiales encargados [SLIDE 9] – en fin, todo el papel creado para hacer posible el flujo de comunicación entre los cuerpos de la Policía Nacional y entre la policía y otras entidades del Estado, tanto como la oficina del Jefe de Estado y el Ejército. Hasta la fecha, se han encontrado 2,530 documentos en el AHPN con relación directa a las capturas registradas en el DM.

Antes del descubrimiento del archivo, ni los familiares ni la CEH recibieron ninguna hoja de ello, a pesar de sus peticiones al Estado.

Hoy la política del Ejército hacía el acceso a sus propios documentos sigue siendo una de cerrazón. En el 2009, el Ministerio de la Defensa respondió a una orden judicial en el caso de genocidio que exigió que produjera cuatro documentos militares, pero entregó solamente un documento. El Ministerio alegó que los demás – incluyendo el documento clave, de la Operación Sofía – no existían en sus archivos.

Un mes después, una persona que me pidió anonimidad me dio un paquete que contuvo todos los documentos de la Operación Sofía. [SLIDE 10] Así que en un proceso judicial nacional de crímenes contra lesa humanidad, iniciado en el 2001, los peticionarios recibieron un documento con pruebas claves – no desde las instituciones del Estado que lo crearon, sino a través de mi organización, una ONG estadunidense.

Finalmente el Ejército respondió a las plegarias de la sociedad por verdad mediante la inauguración de una colección de “archivos militares” en el 2011. He estudiado estos documentos – cosa bien difícil dado a la falta de un índice de la colección – y no veo la relevancia de ellos al estudio del conflicto armado. Es una colección arbitraria, sin una lógica de desclasificación evidente o transparente, que contiene miles de hojas de cosas triviales e inútiles para los investigadores de DDHH. Además, según el Ministerio de la Defensa, no existen en la colección documentos desclasificados sobre el periodo más represivo del conflicto interno, 1980-85.

Esa postura – y ese legado de silencio por parte del Estado – ha dejado a los sobrevivientes del conflicto y a los familiares de las víctimas con menos que nada: con las expectativas subidas por un proceso de paz que hasta hoy no les ha resultado con la información fundamental que requieren: ¿Qué pasó y por qué? ¿Quiénes son los responsables? ¿Y dónde están los desaparecidos?

Muchas gracias.


Ver la grabación de la audiencia de la Corte, en 3 partes:

Para más información sobre el descubrimiento del Diario Militar y el caso, ver las publicaciones anteriores en la izquierda de esta página.

También, ver unas observaciones personales del juicio aquí en el blog, Unredacted, en ingles.

Contents of this website Copyright 1995-2012 National Security Archive. All rights reserved.
Terms and conditions for use of materials found on this website.