home | about | documents | news | publications | FOIA | research | internships | search | donate | mailing list

Militares en acciones de adiestramiento en un campo military de Chiapas (Foto de Aldofo Gutiérrez)

Archivos Improcedentes

Por Kate Doyle - kadoyle@gwu.edu

Posted - August 20, 2009

In Guatemala (until Monday, August 24): 502 4408-9899
New York office: 646-613-1440, ext. 238

Research Assistance: Susana Zavala and Emilene Martínez-Morales

[Text in English]

The Mexico Documentation Project

 

Enlaces

Documentos de EEUU: Ejército Mexicano Entrenó a Paramilitares

CSG y Zedillo Autorizaron Apoyo a Paramilitares en Chiapas

Revelaciones de Washington Sobre el Papel del Ejército en Acteal

Kayte Doyle Habla sobre su Reportaje de que el Ejército Mexicano Entrenó a Paramilitares

Confirma E.U.: el Ejército Entrenó a Paramilitares

Archivos Improcedentes

 

 

 

 

 

Archivos Improcedentes
Por Kate Doyle
 
Washington, D.C., 20 Agosto 2009 - Mientras los mexicanos debaten sobre el dictamen de la Suprema Corte la semana pasada, que anula la condena de 20 hombres por la masacre de Acteal, documentos recién desclasificados de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA según sus siglas en inglés) de EU describen el papel del Ejército en el apoyo a los grupos paramilitares en Chiapas, al momento de los asesinatos. Los cables secretos confirman los reportes sobre el apoyo militar a los grupos indígenas armados que llevaron a cabo ataques contra comunidades pro zapatistas de la región y añaden importantes detalles nuevos. También reviven un asunto que ha estado latente por casi 12 años: ¿cuándo dirá la Sedena la verdad sobre su papel en Acteal?

Desde el ataque brutal del 22 de diciembre de 1997, el gobierno mexicano ha ofrecido múltiples versiones acerca de la participación militar en la zona conflictiva de Chiapas alrededor de Acteal. El problema es que los relatos han sido o incompletos o falsos. Lo más importante sobre los documentos de la DIA contradice directamente la historia oficial sobre la masacre relatada por el gobierno del entonces presidente, Ernesto Zedillo. En el reporte emitido por el procurador general Jorge Madrazo en 1998, el denominado Libro Blanco sobre Acteal, el gobierno afirmó que “la Procuraduría de la República ha documentado la existencia de grupos civiles armados en el municipio de Chenalhó, no organizados, articulados, entrenados ni financiados por el Ejército Mexicano ni por otras instancias gubernamentales, sino que su gestación y organización responde a una lógica interna determinada por la confrontación, entre las comunidades y dentro de las comunidades, con las bases de apoyo zapatistas.” (pág. 32, énfasis agregado).

Pero en un telegrama enviado a la sede de la DIA en Washington el 4 de mayo de 1999, la Oficina del Agregado de Defensa de Estados Unidos en México señala el “apoyo directo” del Ejército a grupos armados en las áreas montañosas de Chiapas, donde tuvieron lugar las matanzas. El documento describe una red clandestina de “equipos humanos de inteligencia” creados a mediados de 1994 con la aprobación del entonces presidente, Carlos Salinas, que trabajaban dentro de las comunidades indígenas para recabar información de inteligencia de los “simpatizantes” zapatistas. A fin de promover a los grupos armados anti zapatistas, los equipos daban “entrenamiento y protección contra los arrestos por parte de las agencias del cumplimiento de la ley y unidades militares que patrullan la región”.

Aunque el cable fue escrito en 1999, el agregado tuvo cuidado en señalar que los oficiales de inteligencia del ejército estaban supervisando a los grupos armados en diciembre de 1997. El documento ofrece detalles nunca antes mencionados en las numerosas declaraciones del ejército mexicano posteriores al ataque. Los equipos de inteligencia humana, explica la Oficina del Agregado de Defensa, “estaban compuestos primordialmente por oficiales jóvenes con rango de capitán segundo y primero, al igual que por algunos sargentos selectos que hablaban los dialectos de la región. Los equipos Humint estaban compuestos por entre tres y cuatro personas, a quienes se les asignaba a cubrir comunidades selectas por un periodo de tres o cuatro meses. Después de tres meses, los oficiales pertenecientes a los equipos eran rotados a una comunidad diferente en Chiapas. La preocupación por la seguridad de los equipos era la razón más importante para la rotación de éstos cada tres meses”.

La Agencia de Inteligencia de Defensa dio a conocer los documentos al Archivo Nacional de Seguridad en 2008, en respuesta a un pedido bajo la Ley de Libertad de Información. (Una apelación para obtener información adicional todavía está pendiente.) La información fue compilada por los representantes de la agencia en México, funcionarios del agregado de defensa cuya tarea principal es recabar inteligencia sobre las fuerzas armadas mexicanas y enviarla a la sede en Washington para su análisis. Este análisis es utilizado luego por el gobierno a fin de ayudar a elaborar políticas de seguridad nacional en México. La agencia es los ojos y oídos del secretario de defensa de EU en el exterior: piense en ella como en la CIA del Pentágono.

Así, la “lógica interna” resulta ser de la Sedena, en la forma de una estrategia de contrainsurgencia cuidadosamente planeada que combinó programas de acción cívica —frecuentemente anunciados por la Secretaría de Defensa en declaraciones a la prensa— con operaciones de inteligencia secreta diseñadas para fortalecer a los paramilitares y provocar el conflicto en contra de los partidarios del EZLN.

En los casi 12 años que han transcurrido desde la masacre, grupos de derechos humanos, periodistas e investigadores han podido desenterrar un puñado de hechos verdaderos sobre la matanza en Acteal, pero sin la ayuda de la transparencia oficial. Los pedidos de información gubernamental hechos a través de InfoMex--tales como el presentado por el Archivo Nacional de Seguridad el año pasado--sólo encontraron silencio. La PGR envía al solicitante a la biblioteca para que encuentre su reporte de 1998. Gobernación responde con una copia del comunicado público que emitió la agencia cinco días después de la masacre que resume las “Acciones Emprendidas” en el caso Acteal. El centro de inteligencia del país responde que no tiene control sobre lo que deben ser archivos militares y, por consiguiente, no tiene documentos. ¿Y Sedena? “Después de haber realizado una minuciosa búsqueda en los archivos de esta Secretaría,” escribe la institución al Archivo Nacional de Seguridad, énfasis agregado, “no se localizó la información que solicita.”

Tal vez todavía más inquietante que la supuesta inexistencia de documentos en la Sedena es la respuesta de la Presidencia a las solicitudes sobre Acteal. La oficina del presidente Felipe Calderón le informó a esta solicitante que buscara en los Archivos Presidenciales del Archivo General de la Nación, los documentos relevantes a la masacre. Así lo hicimos. Encontramos muchos. Todos estaban ubicados en la sección “Archivo Improcedente”, donde cartas, telegramas y otras formas de denuncias de los ciudadanos mexicanos han languidecido por años sin recibir respuesta. Las comunicaciones que llegaron después del 22 de diciembre de 1997, procedentes de todos los estados de México, al igual que de los grupos internacionales de derechos humanos y de instituciones académicas, contienen expresiones de enojo, desesperación y condena al ataque. También incluyen acusaciones específicas hechas por los residentes de Chiapas sobre incidentes de violencia, cortes de energía y despojo de tierras: todos indicios para que el gobierno iniciara una mayor investigación sobre el conflicto que estaba destruyendo a la región.

Los clamores de atención enviados al más alto mando no recibieron respuesta. Fueron rutinariamente archivados en los archivos improcedentes y pueden ser revisados en el presente por cualquier investigador que tenga interés en realizar búsquedas en el Archivo General de la Nación.

Hasta que la administración actual decida honrar su obligación de informar a sus ciudadanos sobre la verdad de la masacre de 1997, el clamor del pueblo por los hechos permanecerá perdido en los archivos improcedentes.

Y a nosotros sólo nos queda recurrir a los gringos en busca de información sobre el ejército mexicano y Acteal.

*Analista y directora del Proyecto México en el Archivo de Seguridad Nacional (sitio web: www.nsarchive.org), con sede en Washington.

 


Read the Documents

Document 1
December 31, 1997
Mexican Military Presence Increases Following the Massacre in Chiapas
Defense Intelligence Agency, secret intelligence information report

In this heavily redacted cable sent to DIA headquarters in Washington on December 31, 1997, the U.S. Defense Attaché Office in Mexico describes the deployment of troops by the Mexican military to the conflict zones of Chiapas. Citing secret and open source accounts, the document indicates that President Ernesto Zedillo committed thousands of new troops to the region following the December 22 massacre of 45 Tzotzil Indian men, women and children, with other units “placed on alert to assist in the event of an uprising.”

Source: Released to National Security Archive under the Freedom of Information Act
FOIA Request No. 38,435, released February 2008
Under appeal

Document 2
May 4, 1999
Military Involvement with Chiapas Paramilitary Groups
Defense Intelligence Agency, secret intelligence information report

In a telegram sent to DIA headquarters in Washington on May 4, 1999, the U.S. Defense Attaché Office in Mexico points to “direct support” by the Army to armed groups in the highland areas of Chiapas, where the Acteal killings took place. The document describes a clandestine network of “human intelligence teams,” created in mid-1994 with approval from then-President Carlos Salinas, working inside Indian communities to gather intelligence information on Zapatista “sympathizers.”

Source: Released to National Security Archive under the Freedom of Information Act
FOIA Request No. 38,435, released February 2008
Under appeal

 

home | about | documents | news | publications | FOIA | research | internships | search | donate | mailing list

Contents of this Web site Copyright 1995-2009 National Security Archive. All rights reserved.
Terms and conditions for use of materials found on this Web site.