home | about | documents | news | publications | FOIA | research | internships | search | donate | mailing list

 

“No se Registró Novedad Digna de Mencionar”

Documentos del Archivo del Terror de Paraguay Desmienten la Fuga de Prisioneros

Apuntan a un Encubrimiento de la Desaparición Forzosa de Cuatro Jóvenes en 1976

National Security Archive Electronic Briefing Book No. 262

Editado por Alfredo Boccia y Carlos Osorio

Colaboración Editorial de Rosa Palau y Marianna Enamoneta

Publicado – Diciembre 21, 2008

Para más información contactar a:
Carlos Osorio - 202/994-7061
cosorio@gwu.edu

 

 

fotos de ramirez villalba y mancuelloS

En diciembre de 1974, el Departamento de Investigaciones registra a Benjamín Ramírez Villalba, Amílcar Maria Oviedo y Carlos José Mancuello que fueron capturados junto a Rodolfo Ramírez Villalba. A mediados de 1976, los cuatro desaparecerían de la prisión policial.

 

Lazos Relacionados

Localizar y Detener al Dr. Goiburú
Documentos implican a Fuerzas de Seguridad paraguayas y argentinas

En el 15 Aniversario del Archive del Terror
El National Security Archive pone en linea 60,000 registros de la Policia Secreta del Dictador Stroessner

Operación Cóndor en el Archivo del Terror
Evidencia contra la coordinación represiva de los militares en el Cono Sur

Centro de Documentación y Archivo para la Defensa de los Derechos Humanos (CDyA)
Repositorio del Archivo del Terror

CDyA [Sitio espejo]
en el National Security Archive

Catálogo en línea
60,000 registros del Archivo del Terror

CDyA [Sitio UNESCO]

Kansas State University
AI Group 254 on Archive of Terror

Memoria Abierta
Catálogo de Archivos de Operación Cóndor

Archivo del Terror en YouTube

Video1

Video2

Video3

 

Washington D.C., diciembre 21, 2008 – El National Security Archive publica hoy evidencias clave del Archivo del Terror de Paraguay que muestran que el Jefe de la Policía Secreta trató de encubrir la aplicación de la ley fuga y desaparición de cuatro detenidos la noche del 21 de Septiembre de 1976. Revelado hoy por primera vez, un reporte del Comisario Eliodoro Sánchez informaba que “NO SE REGISTRO NOVEDAD DIGNA DE MENCIONAR”, contradiciendo tajantemente al Jefe de Investigaciones Pastor Coronel quien informó que los cuatro desaparecidos se habían fugado esa noche.

 

Amílcar Oviedo, Carlos Mancuello, Benjamín Ramírez Villalba y Rodolfo Ramírez Villalba desaparecieron el 21 de Septiembre de 1976. La historia oficial quedó en el informe de un oficial menor de la Policía  que escribió un día más tarde de la supuesta fuga y sin urgencia evidente, una nota refrendada con la Firma de Pastor Coronel: “Me dirijo a esa superioridad con el objeto de comunicar la siguiente novedad registrada… la evasión de los siguientes detenidos…”

 

Es de notar que no se han encontrado documentos manifestando la alarma que un evento de tal magnitud habría acarreado. Familiares de las victimas e investigadores han señalado por años las contradicciones en los documentos del Departamento de Investigaciones que quedan corroboradas con el descubrimiento presentado hoy aquí.

 

“El descubrimiento del informe sin novedades de un Oficial superior de la D-3 desmiente que haya habido una fuga y es evidencia que la policía trató de encubrir la desaparición de los cuatro jóvenes,” declaró Alfredo Boccia, investigador y autor junto a otros colaboradores del primer resumen minucioso del contenido del Archivo del Terror.

 

Los familiares e investigadores han introducido la documentación del Archivo del Terror como evidencia en numerosos juicios a través de los años. Recientemente, en 2006, la Corte Interamericana de Derechos Humanos incluyó la evidencia documental del Archivo del Terror en su sentencia contra el Estado Paraguayo por lo poco que se ha avanzado en llevar a la justicia a los perpetradores y reparar a los familiares de las víctimas.

 

En 1994, la investigación del Juez Alcides Mora por las torturas cometidas contra Amílcar Oviedo [incluida hoy aquí], contiene  las declaraciones de un agente de la policía que calzan perfectamente en llenar  los vacios y explicar las contradicciones de la historia oficial. El policía que sirvió de testigo dice que el día 21 de Septiembre de 1976, bajo órdenes de Pastor Coronel

 

“…fuimos hasta el calabozo No 1… de a uno los sacamos [a las cuatro víctimas] del calabozo… “ 

 

Respecto de las constancias oficiales, 

 

“…creo y considero que fue impuesta por el Sr. Pastor Coronel. Asimismo el informe que se redactó sobre la supuesta fuga de estos… creo que fue obligado y quizás amenazado para firmar dicho texto. En forma categórica niego y afirmo que esta gente del Departamento de Investigaciones no se fugaron en la noche del 21 de Septiembre…” declaró el testigo.

 

La selección de catorce documentos incluidos aquí, da un vistazo al periplo padecido por los jóvenes Oviedo, Mancuello y Ramírez Villalba. Desde un informe de alto nivel dirigido directamente al dictador Alfredo Stroessner en diciembre de 1974 al momento de su captura, hasta documentos de inteligencia argentinos que ligan la suerte de los cuatro desaparecidos a la coordinación de aparatos de seguridad del Cono Sur en los 1970's, Operación Cóndor; pasando por el trágico testimonio de los familiares que declaraban que en ocasión de llevar cambio de ropa para su hijo detenido “en numerosas ocasiones las ropas eran retiradas del Departamento de Investigaciones manchadas de sangre.”

 

La evidencia inicial en este caso fue recopilada gracias a la excelente pesquisa en el Archivo del Terror por  los investigadores paraguayos Rosa Palau, Alfredo Boccia Paz y Miriam González y resumida en su libro “Es mi informe: los archivos secretos de la policía de Stroessner (Asunción : CDE, 1994)”. Esta gacetilla electrónica fue estructurada en base a este libro que aun continua siendo referencia investigativa obligada sobre el Archivo del Terror.

Los documentos aquí además están complementados con nuevos descubrimientos hechos usando una  herramienta clave de investigación, el Archivo del Terror Digital (ATD). El ATD es un instrumento que cuenta con la digitalización en una base de datos de los más de 300,00 documentos del Archivo del Terror. Según la Co-Directora del Centro que alberga el Archivo del Terror, Rosa Palau, el documento recientemente descubierto "es un documento que parecería insignificante, pero es clave. Pasó desapercibido por años y ahí seguiría si no fuera por el ATD".

Esta gacetilla electrónica y el ATD son resultado de varios Convenios establecidos entre el National Security Archive y la Corte Suprema de Justicia en apoyo del Centro de Documentación y Archivo (CDyA) y se publica hoy en ocasión de un aniversario más del descubrimiento del Archivo del Terror el 22 de diciembre de 1992.

 

================

OFICIALES Y SUS RESPONSABILIDADES EN EL DEPARTAMENTO DE INVESTIGACIONES EN 1976  [por  jerarquía]

Alfredo Stroessner, Presidente

Sabino Montanaro, Ministro del Interior

Francisco Brítez, Jefe de la Policía de Asunción

Pastor Coronel, Jefe del Departamento de Investigaciones D-3 de la Policía de Asunción

Alberto Cantero, Director de la Sección de Política y Afines

Ramón Saldivar, Director de  de Vigilancia y Delitos antes de 1976

Julián Ruiz Paredes, Director de  de Vigilancia y Delitos desde 1976

Salvador Mendoza, Director del Personal

Victorino Oviedo, Director del Registro de Extranjeros

Eliodoro Ramon Sánchez, Comisario en el Departamento de Investigaciones

Agustín Belotto Vouga,  Sub Comisario en la Sección de Orden Político

Nicolás Lucilo Benítez, Oficial Ayudante de Pastor Coronel

Celso Cantero Talavera, Oficial Primero en Vigilancia y Delitos

Jorge Pane, Oficial Segundo

================

DOCUMENTOS

Los documentos originales usados en esta publicación son propiedad de la Corte Suprema de Justicia y han sido puestos a disposición pública gracias a la cortesía y anuencia de la Excelentísima Corte Suprema de Justicia y el Centro de Documentación y Archivo para los Derechos Humanos (CDyA). Copias oficiales de los originales pueden ser pedidas al CDyA, PALACIO DE JUSTICIA, Testanova y Mariano Roque Alonso, 8vo. Piso Of.13, Asunción -Paraguay, Tel: 595-21-424212/15 Interno: 2269, e-mail: cdya_py@hotmail.com, http://www.pj.gov.py/cdya. Para facilitar el trabajo de los investigadores, se ha incluido la referencia del número de Fotograma y si el documento es inédito o no.

 

 

Circa 30 de noviembre, 1974 - Caso: Grupo Subversivo E.R.P. (Ejército Revolucionario Paraguayo)

[Fotograma: 00133F 2388-2395]

[Inédito. Publicado por primera vez aquí]

 

Un análisis acabado de inteligencia del Departamento de Investigaciones dirigido seguramente a Alfredo Stroessner (el formato es característico de los informes directos de la policía al dictador), informa sobre el operativo reciente en que fueron capturadas 14 personas sospechosas de conspirar para asesinar al dictador Alfredo Stroessner. Según las autoridades, luego de ser detectado tras intentar sobornar a un oficial de la Armada Paraguaya, Evasio Benitez* fue  capturado y obligado a entregar nombres y direcciones de sus colaboradores. Los líderes del complot serían los cuatro jóvenes capturados que desaparecerían dos años más tarde: Carlos José Mancuello Bareiro, Amílcar Oviedo, Benjamín de Jesús Ramírez Villalba y Rodolfo Feliciano Ramírez Villalba [alias Carlos Ramírez Blanco].

 

Como conclusiones finales el informe establece que el grupo “se estructuró y empezó a funcionar mediante el financiamiento, orientación e inspiración del Movimiento Popular Colorado (MOPOCO)”, uno de cuyos líderes principales es el Dr. Agustín Goiburú [ver Localizar y detener al Dr. Goiburú]. Otra fuente de apoyo provenía de una organización argentina. El grupo “fue entrenado por el E.R.P. (Ejército Revolucionario del Pueblo) organización subversiva Argentina….”

 

[*Nota: Este documento por primera vez da cuenta oficial de la muerte de Evasio Benitez en manos de las autoridades paraguayas: “intentó huir aprovechándose del terreno y la obscuridad, siendo herido gravemente y conducido al Policlínico Policial, donde posteriormente falleció.”]

 

 

Circa Mayo, 1975

-       Actividades de Elementos Paraguayos en la Provincia de Misiones

[Fotograma: 00022F 2659-2661]

-       [Diagrama]

[Fotograma: 00047F 2289-2290]

[Inéditos. Publicados por primera vez aquí]

 

 

 

 

Desde que fueron capturados, los nombres de los cuatro jóvenes son parte de  varios listados de prisioneros. Luego de seis meses en cautiverio, inesperadamente, sus nombres aparecen en un recuadro arriba del diagrama adjunto como: “Benjamín Ramírez, Carlos Blanco [Rodolfo Ramírez Villalba], Carlos José [Mancuello] Barrero y Amílcar M. Oviedo Duarte. El informe y el diagrama provenientes de un aparato de seguridad argentino desconocido, establecen los lazos entre los diferentes grupos opositores paraguayos exilados en Argentina. Los jóvenes y el Ejército Revolucionario Paraguayo, aparecen ligados al dirigente opositor Dr. Agustín Goiburú, refugiado en Argentina y a los movimientos guerrilleros de Argentina y Chile.

 

Se informa que el ERP argentino y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile  “estaban dispuestos  a [brindar] apoyo, fundamentalmente económico” a los opositores paraguayos. Y concluye que “De esta forma habría quedado  formado el PARTIDO REVOLUCIONARIO PARAGUAYO, con un brazo armado denominado EJERCITO REVOLUCIONARIO PARAGUAYO (ERP) o EJERCITO PARAGUAYO REVOLUCIONARIO (EPR).”

 

Este  informe y el diagrama aparecen en manos de la seguridad paraguaya justo en momentos en que un líder del ERP argentino, Amílcar Santucho, y otro del MIR chileno, Isaac Fuentes Alarcón, han sido capturados en Asunción en Mayo de 1975.  Este tipo de intercambio, llevaría a la creación de la Operación Cóndor, una coordinación de las fuerzas de seguridad del Cono Sur para aniquilar los movimientos guerrilleros y de oposición en el Cono Sur. [ver Operación Cóndor en el Archivo del Terror]

 

.

 

Junio 6, 1975

-       Solicitar Remisión Detenidos

[Fotograma: 00048F 1995]

[Publicado originalmente en “Es Mi Informe”]

-       Remitir Detenidos

[Fotograma: 00048F 1999]

[Inédito. Publicado por primera vez aquí]

 

 

Estos dos documentos pareciera que registraran un movimiento de prisioneros a ser interrogados y da indicios que los cuatro jóvenes desaparecidos fueron víctimas de la Operación Cóndor. El Director de la Sección Política y Afines del Departamento de Investigaciones, Francisco Bogado, requiere primero y luego devuelve a la Guardia de Seguridad a los hermanos Ramírez Villaba, a Oviedo y Mancuello, junto con el argentino Amilcar Santucho y el chileno Jorge Isaac Fuentes Alarcón.  Durante la primera semana de Junio de 1975, se sabe que el Subjefe de la inteligencia militar argentina llevo a cabo interrogatorios directos de los prisioneros chileno y argentino [Santucho y Fuentes Alarcón]  en Asunción. [ver Operación Cóndor en el Archivo del Terror].

 

 

Circa fines de Agosto 1975 – Lista de interrogatorios de Julio y Agosto

[Fotograma: 00003F 2174]

[Inédito. Publicado por primera vez aquí]

 

Según sobrevivientes de las mazmorras del Departamento de Investigaciones, los cuatro detenidos eran continua y salvajemente torturados y sometidos a interrogatorios durante los dos años de cautiverio. Según esta lista, Carlos Mancuello, Benjamín Ramírez Villalba y Rodolfo Ramírez Villaba fueron interrogados nuevamente el ocho de Julio de 1975. Desde esta fecha hasta mediados de 1976, los cuatro jóvenes aparecerán en numerosas listas que dan cuenta  sobre los prisioneros detenidos en el Departamento de Investigaciones sea agrupados bajo el título de “Grupo EPR [Ejercito Paraguayo Revolucionario]”, o como parte de unas 4 docenas de “Detenidos Especiales del D-3 Investigaciones”.

 

 

Septiembre 17, 1976 – Detenidos Políticos Recluidos en el D-3 Investigaciones

[Fotograma: 00039F 1670]

[Inédito. Publicado por primera vez aquí]

 

 

Cinco días antes de desaparecer, la lista de prisioneros que incluye a Mancuello, Oviedo y los hermanos Ramírez Villalba  en el D-3 alcanza a 42 personas. En ella figuran aún el argentino Amílcar Santucho del ERP y algunos de los sobrevivientes como Gladys de Sanemann, que darían su testimonio respecto de las torturas y padecimientos de los cuatro desaparecidos. En otros listados similares, Oviedo, Mancuello y los hermanos Ramírez Villaba figuran como los únicos cuatro que han quedado detenidos pertenecientes al EPR, de un grupo que alcanzó hasta 26 personas en 1974.

 

Septiembre 21-22, 1976 – [Guardia y Novedades]

[Fotograma: 00169F 0716-0721]

[Publicado originalmente en “Es Mi Informe”]

 

El 21 de setiembre de 1976 los familiares pierden el rastro de los cuatro detenidos. De manera contradictoria la Policía sostuvo que se trató de una fuga.

 

El libro de "Guardia y Novedades"  del D-3, que daba cuenta de entrada y salida de detenidos, de oficiales y eventos importantes, registraba el día 21 que el Oficial Inspector Celso Cantero se hacia cargo de la guardia de Departamento de Investigaciones con 44 prisioneros. Alrededor del mediodía cerca de 30 detenidos fueron transferidos al Penal de Emboscada. Mancuello, Oviedo y los Ramírez no fueron trasladados. La mayoría de los presos que quedarían serian extranjeros.

 

El Oficial de Guardia registraba que a las 17:30 horas hizo su entrada al D-3 el Jefe de Investigaciones Pastor Coronel y media hora más tarde lo hacía Victorino Oviedo, Director del Registro de Extranjeros, seguido por Salvador Mendoza, Director del Personal y el Director de Política y Afines [presumiblemente Alberto Cantero]

 

 

A las 19:00 horas tomaba cargo como oficial de Ronda el Comisario Inspector Eliodoro R. Sánchez, quien supervisará el trajín del D-3.

 

A las 20:40 horas se registraba solamente la salida de Pastor Coronel. No se registró salida de ninguno de los restantes directores.

 

A la media noche del dia 21 el Oficial Celso Cantero entregaba la guardia al Oficial Segundo Jorge Pane. Celso Cantero no registró nada fuera de lo normal. De manera peculiar, Pane sin embargo escribió en una escueta nota:

 

“Se hace constar que al efectuarse el control de las celdas de los detenidos se encontró que el candado de unas de las celdas estaba violentado y se comprobó la evasión de los detenidos Benjamín Ramírez, Carlos José Mancuello, Amílcar Maria Oviedo Duarte, Rodolfo Feliciano Ramírez.”

 

A pesar de la minuciosa búsqueda por numerosos investigadores por años dentro del Archivo del Terror, la supuesta fuga no produjo ninguna informe policial sobre una investigación interna o alarma dentro de la Policía de Asunción sobre la que se hayan encontrado documentos. Los testimonios de sobrevivientes hacen pensar que la nota de Jorge Pane fue el primer paso para encubrir la desaparición forzada de los cuatro jóvenes en manos de los agentes de Investigaciones.

 

 

 

Septiembre22, 1976

-       [Registro de Mancuello en Entrada y Salida de Detenidos] [Fotograma:00053F 0156-0157]

-       [Registro de Oviedo en Entrada y Salida de Detenidos]  [Fotograma:00053F 0176-0177]

-       [Registro de los hermanos Ramírez Villalba en Entrada y Salida de Detenidos]

[Fotograma: 00053F 0204-0205]

[Publicados originalmente en “Es Mi Informe”]

 

 

Otra de las primeras contradicciones encontradas por los investigadores paraguayos quedó impresa en el registro de Entrada y Salida de detenidos.  Entre centenares de registros detalladamente completos, el espacio de "Fecha de Salida" fue dejado en blanco en los casos de los hermanos Ramírez Villalba y de Amílcar Oviedo. En el caso de Carlos José Mancuello, alguien se tomó el trabajo de consignar: "fugado".

 

 

Septiembre 22, 1976 – [Comunicar Novedad Registrada]

[Fotograma: 00038F 1394]

[Publicado originalmente en “Es Mi Informe”]

 

En una nota formal que según testigos fue forzada, un día después de los eventos, el Oficial Inspector Celso Cantero da cuenta de la supuesta evasión de los Ramírez, Oviedo y Mancuello. La nota que ha sido refrenda con la firma de Pastor Coronel, sería otro esfuerzo del Jefe de Investigaciones para encubrir la eliminación de los cuatro jóvenes.

 

 

Septiembre 22, 1976 – [No se Registro Novedad Digna de Mención]

[Fotograma: 00091F 1439]

[Inédito. Publicado por primera vez aquí]

 

 

En otra contradicción flagrante a la historia oficial, el superior de los Oficiales de Guardia Celso Cantero y Jorge Pane, el  Comisario Inspector Eliodoro Sánchez escribe a Pastor Coronel una nota extremadamente breve a las siete de la mañana del día 22:

 

“Comunico a esa Superioridad que durante mi servicio de Oficial de Ronda de la Unidad, establecida desde las 19 horas del dia de ayer a las 7 horas del dia de hoy NO SE REGISTRO NOVEDAD DIGNA DE MENCIONAR.” [Las mayúsculas son del original]

 

De haber habido una fuga, Sánchez debía informar tal como es costumbre [ver ejemplo de Informe de fuga por un oficial de Ronda: fotograma 0064F 1182]. Por otra parte, Sánchez debía estar enterado si hubo una fuga pues era el oficial superior a Celso Cantero y Jorge Pane [ver ejemplo de la cadena de mando donde el Oficial de Ronda es superior al de Guardia: fotograma 00127F 0466]

 

Noviembre 10, 1994 – [Causa: Sabino Montanaro y otros]

[Fotograma: 00245F 0944-0959]

[Inédito. Publicado por primera vez aquí]

 

 

Después que los familiares de los cuatro jóvenes desaparecidos iniciaran querellas judiciales en 1989 luego de la caída del dictador Alfredo Stroessner, el Juez Alcides Mora condenó en 1994 a Pastor Coronel a 25 años de cárcel, a Lucilo Benítez a 5 años y 7 meses y a Agustín Belotto a 1 año y 7 meses.

 

Los familiares de la victimas querellaron a Pastor Coronel por ser responsable de la unidad de donde desaparecieron los cuatro jóvenes y a Benítez y Belotto por ser torturadores y accesorios de la privación de libertad y el homicidio.

 

Entre las declaraciones en el dictamen del Juez, Esteban Oviedo, padre de Amílcar Maria Oviedo,  declara que en ocasión de llevar cambio de ropa para su hijo detenido “en numerosas ocasiones las ropas eran retiradas del Departamento de Investigaciones manchadas de sangre.” “El día 21 de Septiembre de 1976”, prosigue don Esteban, “ el policía de apellido Belotto le manifestó a su esposa que a partir de la fecha tenía absolutamente prohibido volver a esta institución para traer comida o ropa destinada a su hijo y que eso se debía a una orden superior pues en ese lugar ya no se encontraba.”

 

El dictamen hace notar que en su declaración indagatoria, Pastor Coronel “manifestó que no recuerda que el haya ordenado o haya pasado por su institución la persona de Amílcar Oviedo Duarte”.

 

Sin embargo, las declaraciones del acusado Lucilo Benitez son contundentes y demoledoras pues “admite por primera vez circunstancias y hechos que eran decididamente negadas por los otros coprocesados.”

 

Las declaraciones de Benítez calzan perfectamente con  los vacios y contradicciones de la historia oficial. El día 21 de Septiembre de 1976, dice Benítez, “…aproximadamente  a las 21:30 el Señor Pastor Coronel, se retiró de su despacho, al retirarse me ordenó que me quedara en la Oficina de Guardia para proceder en compañía del Oficial [Celso] Cantero a la entrega de dichos detenidos… siendo aproximadamente las 22:30 de ese día llega una camioneta  Kombi, color rojo  hasta la oficina de Guardia del Departamento de Investigaciones, del cual desciende el Comisario Ramón Saldivar, [Julián]  Ruiz Paredes y Salvador Mendoza.”

 

Benítez continúa “…fuimos hasta el calabozo No 1… de a uno los sacamos del calabozo… los esposamos y yo los conduje hasta la oficina de guardia donde les entregue al Comisario General Saldivar y sus acompañantes, quienes los alzaron en la camioneta mencionada. Terminado los tres Comisarios mencionados abordaron dicho vehículo y se desplazaron por [la calle] Presidente Franco doblando hacia [la calle] Chile, hacia el Paraguayo Independiente, desconociendo el destino y la suerte corrida por estos detenidos…”

 

Respecto de las constancias de los Oficiales Jorge Pane primero y luego de Celso Cantero ante Pastor Coronel el 22 de Septiembre en el sentido que los detenidos habían escapado, Benítez declaró que esa “… constancia esta que creo y considero que fue impuesta por el Sr. Pastor Coronel. Asimismo el informe que se redactó sobre la supuesta fuga de estos detenidos y firmado por el Superior de la Guardia o Comandante del Cuartel Oficial Inspector Celso Cantero, se redactó en la misma oficina o despacho de Pastor Coronel, dichos documentos yo me he negado a firmar, porque el contenido no reflejaba la realidad de lo que había ocurrido y en la que yo tuve intervención. Cuando se me mostró dicho documento en el despacho del Jefe de Investigaciones ya estaba firmada por el Oficial [Celso] Cantero que creo que fue obligado y quizás amenazado para firmar dicho texto. En forma categórica niego y afirmo que esta gente del Departamento de Investigaciones no se fugaron en la noche del 21 de Septiembre…” “… al día siguiente pude enterarme a través del Oficial [Celso] Cantero de que las esposas fueron devueltas a la oficina de Guardia a las… dos y treinta de la mañana…”

 

 

 

 

 

home | about | documents | news | publications | FOIA | research | internships | search | donate | mailing list

Contents of this website Copyright 1995-2009 National Security Archive. All rights reserved.

Terms and conditions for use of materials found on this website.